​​​​© 2018 by  MATER  ORPHANORUM

All rights reserved 

Congregaión de Oblatas de 

Mater Orphanorum

¿QUIÉN ES EL PADRE GIOVANNI ANTONIO ROCCO?

El Padre Giovanni Antonio Rocco c.r.s. nació en Cercemaggiore (CB) Italia, el 28 de abril de 1913, hijo de Gianvincenzo Rocco y de Carmela Cantarini.

Los estudios de Educación Primaria los realizó en su pueblo de origen, y ya desde pequeño da muestra de un gran espíritu religioso, por lo que inmediatamente después de la primaria, en octubre de 1923, a diez años entra en el Probandato de los Padres Somascos en Velletri, luego en Roma y en Milán donde asistió a los estudios básicos.

En septiembre de 1928, entra en el Noviciado en Roma, donde emite los Votos de Profesión simple. Desde el año 1929 al año 1935 en el Seminario de Génova se dedicó con éxito a los estudios filosóficos y en abril de 1934, a solo 21 años, siempre en Roma, emite la Profesión Solemne, en julio del mismo año, obtiene el bachillerato en Teología, en la ciudad de Como.

El 26 de julio de 1936, en la Basílica del Santísimo Crucifijo, en Como, Viene Consagrado Sacerdote, por manos de Su Excelencia Monseñor Alessandro Macchi c.r.s.

P. GIOVANNI ANTONIO ROCCO C.R.S.

FUNDADOR DE LA CONGREGACIÓN

“MATER ORPHANORUM”

En septiembre de 1936, el Prepósito General de la Orden de los Padres Somascos, Padre Giovanni Ceriani c.r.s., envía a Padre Antonio Rocco, al Estudiantado de Corbetta, Milán Italia, y al año siguiente, con un permiso especial del Santo Padre Pio XII, por su joven edad, es Nombrado Maestro de los Clérigos del segundo Noviciado. En noviembre de 1940, en la Universidad Católica de Milán, obtiene con las notas más altas y los máximos honores, el Título de Doctor en Filosofía que le permite dedicarse a la enseñanza de Filosofía, Teología, Psicología y Mariología a los jóvenes del Estudiantado Teológico y Filosófico de los Padres Somascos.

En el año de 1945, terminada la guerra, llena de lutos, ruinas, montones de escombros, mucha miseria y desesperación; en medio del clima de la posguerra tan difícil y problemática, el Espíritu del Señor deja caer en el corazón y en la mente de este fiel hijo de San Jerónimo Emiliani su semilla que va a reanudar la Obra y el Carisma: el cuidado de los huérfanos y de la juventud abandonada. La preocupación que más impresiona el corazón de Padre Antonio Rocco es la de los huérfanos y de la juventud abandonada, en las ciudades y en las campiñas.


Padre Antonio Rocco, devoto y enamorado de María Santísima, siendo ya Maestro de los Clérigos Somascos de Corbetta, coadyuva al Rector del Santuario de la Virgen de los Milagros y es allí mismo delante de la imagen que siente el fuerte impulso e inspiración, que desde tiempo estaba en su corazón. Allí tuvo la clara sensación de escuchar una voz: “Soy yo quien lo quiero”.

PADRE ANTONIO  ROCCO  Y LOS HUÉRFANOS 

 

Inmediatamente después de la guerra, Padre Rocco queda impactado por la juventud huérfana y abandonada; de aquí es que nace la voluntad y deseo de fundar una institución benéfica que llama “Mater Orphanorum”, (Madre de los Huérfanos).

Inició solo y sin ningún recurso, sin alguna protección, excepto la bendición del Prepósito General de los Somascos y la aprobación del Obispo de Milán.. Inmediatamente se vio junto a él, dos jovencitas, las primeras dos Oblatas: Sor Rosetta Pastori e Sor Mariuccia Tonetti, sucesivamente Sor Giannina Fornaroli… Así los cuatro dieron inicio a la Obra, en la pobreza absoluta. Alquilaron una casa en Castelletto di Cuggiono, dando inicio, en ese lugar, la organización de acogida para las niñas huérfanas. Era el 8 de septiembre de 1945. Desde entonces, desde la primera casa de la “Mater Orphanorum”, fundada en Castelletto di Cuggiono, hasta nuestros días, su Obra ha sido incontenible.

 

LAS ETAPAS DE LA OBRA MATER ORPHANORUM

 

8 DE SEPTIEMBRE DE 1945: Padre Antonio Rocco, en Castelletto de Cuggiono, inicia la Obra abriendo la primera casa, en alquiler, donde se acogen muchas niñas abandonadas y permanecidas sin alguien o sin nada durante la segunda guerra mundial. Milagrosamente van surgiendo, en poco tiempo, varios Institutos en Italia y sucesivamente en el extranjero.

En el histórico lugar de la batalla de Legnano, fue construido el primer Templo en el mundo, dedicado a “María Santísima, Madre de los Huérfanos”, “Mater Orphanorum”.

En el 1955, el Papa Pablo VI, en ese entonces Obispo de Milán, bendijo el Templo, que constituye la obra más grande y bella dedicada a la Madre de Dios con el dulce nombre de Madre de los Huérfanos.

“La Mater Orphanorum es misionera por nacimiento, por ideal, por las conquistas generosas”. Estas palabras extraídas de las Constituciones de las Oblatas de la Mater Orphanorum, presentan la “tarjeta de presentación” de la laudable Institución y trazan un programa apostólico de máxima actualidad. Todo el mundo es el campo abierto a nuestras posibilidades “Misioneras”.

Desde el 8 septiembre 1945, cuando el primer núcleo de Oblatas se reunió en el nombre de la “Madre de los huérfanos”, en Castelletto di Cuggiono (MI), al Decreto de Erección Canónica (18-04-1968), el granito de mostaza se ha convertido en árbol: una docena de Institutos, centenares de niñas necesitadas que han encontrado una casa y una sonrisa; centros de misión en América Latina: Guatemala, El Salvador, Colombia, en África: Touboro y Ngaoundéré, Cameroun y en Angola Diócesis de Uije.

El Reverendo Padre Antonio Rocco c.r.s., Fundador de esta maravillosa Obra, falleció el 16 de julio del 2003 en Legnano. Sus restos mortales reposan en el Santuario Orphanis Matri, (Madre de los Huérfanos) de Legnano, por él construido.

MIHI  FECISTIS

"Todo lo que hiciereis a uno de estos mis hermanos más pequeños a mí me lo hicisteis.”

(Mt. 25, 40)