​​​​© 2018 by  MATER  ORPHANORUM

All rights reserved 

Congregaión de Oblatas de 

Mater Orphanorum

¿QUIENES SOMOS?

 

 

Nombre de la Congregación:

"INSTITUTO RELIGIOSO, OBLATAS DE MATER ORPHANORUM"

Nombre del Fundador:

P. Giovanni Antonio Rocco; Nació en Cercemaggiore (CB)  Italia el 28 de abril de 1913 - murió en Legnano (MI)  Italia el 16 de Julio del 2003.

 

Lugar y Fecha de Fundación:

Castelletto de Cuggiono (MI) Italia; el 8 de septiembre de 1945.

 

Después de la destrucción de la Segunda Guerra Mundial en 1945, que había hecho masacres materiales y humanas, físicas y morales; Nuestra Señora Milagrosa del Santuario de Corbetta (Milán) Italia, inspiró a Padre Antonio ROCCO C.R.S., a la fundación de una nueva obra para rescatar a la gran cantidad de huérfanos que vagaban por las calles de Italia trastornados y angustiados, sufriendo de una espantosa miseria. Padre Rocco devotísimo "hijo de María" Enamorado de ELLA, vaciló en tomar esta decisión   por las muchas dificultades que habría encontrado para la fundación.

"MARIA" se hizo "escuchar", con una voz clara y distinta,  decisiva, dando su mandato: “SOY YO QUIEN LO QUIERO!”. El 8 de septiembre de 1945,  Padre Rocco, con la aprobación del entonces Padre Ceriani, General de la Orden Somasca, se decide a abrir una casa tomada en aquile en Castelletto di Cuggiono (MI). Con la ayuda de dos jovencitas de Robecco sul Naviglio (MI)  recogió las primeras huérfanas, que en poco tiempo, llegaron a ser un centenar.

El Padre Rocco, junto con las dos jóvenes Mariuccia Tonetti y Rosetta Pastori, abría la puerta y abrazaba con ternura paternal  todos los casos lamentables, y necesitados, pero sobre todo de amor, era como hacer revivir a San Jerónimo Emiliani, Patron Universal de los huérfanos y de la juventud abandonada. 

El Instituto religioso "Obra Mater Orphanorum" en la continuación de los fines institucionales de culto y de religión, realiza su vocación religiosa dedicada al servicio de la Iglesia por el bien y la salvación del prójimo en la obra de evangelización, la educación y de asistencia en todas sus formas. Todas sus actividades son realizadas sin fines  lucrativos. Esta misión se logra basándose en una participación específica de los diferentes roles, teniendo la atención de poner en el centro de sus esfuerzos a las personas en todas las etapas de la vida.

 

¿QUÉ HACEMOS?

 

La oblata tiene su reino junto a niños y jóvenes abandonados, reino que con el tiempo también se extiende a la calle, la plaza... hasta el lugar de la destrucción, siguiendo el ejemplo de San Jerónimo Emiliani.

 La buena educación de la juventud dependerá: 

  •  De la capacidad de la oblata en los diversos oficios, en todo lo que una madre de familia  debe hacer.

  •  De su sonrisa perpetua y su constante buen humor, resultado obtenido más por gracia de una virtud recibida que por naturaleza

  • De su justicia, sin excepción de personas.

  • Sobre todo por su caridad que no conoce límites en la paciencia y la dedicación.

  • Del conocimiento y del apostolado del catecismo, como verdaderas seguidoras de San Jerónimo Emiliani.

MIHI  FECISTIS

"Todo lo que hiciereis a uno de estos mis hermanos más pequeños a mí me lo hicisteis.”

(Mt. 25, 40)